lunes, 17 de enero de 2011




O yo deliro,
o se te ha dado por poblar mi insomnio con tus luces,
por sembrarme caricias en el alma
hasta hacerla florecer.

3 comentarios:

Sarco dijo...

Que esos insomnios sean perpetuos, que esos jardines no dejen nunca de florecer.

Y que esa cosecha de caricias nos alcance a todos, eterna Malugani.

Saludos!!!!!!
SL

Alicia María Abatilli dijo...

Hermoso Paula.
No creo que delires, todo lo contrario, floreces en caricias.
Alicia

La paciente nº 24 dijo...

Que se abra la piel como pétalos de rosas.

[No sé si los has hecho adrede, jugar con la etimología de la palabra “delirar” y el resto del poema…pero grande, grande, buenísimo]