miércoles, 19 de enero de 2011


Si

Si no huyo del abismo
del amor.

Si no caigo donde despeñan plumas
las alas mutiladas.

Si aún tiemblo.

Si espero sin esperanza
y escribo
los bordes de este abismo interminable.

Si me sostengo al filo
de esta copa sin fondo.

Llegará la estación de los besos.
Florecerán las fiestas en tu piel.

14 comentarios:

Aurora dijo...

Cabe preguntar, SI merecerán la pena tantos sacrificios. Hermosos versos. Feliz miércoles. Un saludo.

Elsa Tenca Mariani dijo...

Exquisito!
Tu estilo es inconfundible.
Saludos afectuosos.

www.po-etica2010.blogspot.com

Sarco Lange dijo...

Me quedo en ese atardecer, me quedo pasmado ante el diluvio, me quedo en tus prados inquietos, me sosiego atroz bajo tus uñas.

Bss.
SL

Entransicion dijo...

muy bonito,y el gato de abajo tb

J. G. dijo...

¿y esa imagen? pero que bonita es

La paciente nº 24 dijo...

Si hubiera fotos dentro del corarón, los latidos serían recuerdos.

Paula Malugani dijo...

Hola Aurora, gracias por tus palabras.
No tiene porque ser con pena, puesto que no son sacrificios, más bien el trazado de un mapa, para llegar al amor, según creo entender.
En este sentido, dejaría abierta esa puerta. Como si dijera: Si hago este camino, se hace posible tal destino. O bien, para que llegue la estación de los besos, las fiestas en tu piel, es necesario inventar el camino.
Un abrazo!

Paula Malugani dijo...

Gracia Elsa, por tu lectura, siempre generosa y elegante.
Yo también te mando saludos.

Paula Malugani dijo...

Sarco Lange:
Sí, quédate!
Hagamos de letra
la caricia de la lluvia,
esperemos la llegada
de la primavera
con todas sus amapolas rojas.
Mis uñas que nunca pinto
estarán
debidamente cortas
para que las mariposas
no teman
extender sus alas
en nuestra clara presencia.

Paula Malugani dijo...

Gracias Entransicion, por tu amable comentario. Bienvenida.
El gato de la foto vive conmigo y se llama Fidel.
Un saludo.

Paula Malugani dijo...

Esa imagen, J.G., me la regaló una mañana engrisada, en una de las múltiples ventanas a la belleza de esta Ibiza donde habito.
Gracias.

Paula Malugani dijo...

Paciente nº 24, tu voz es un recuerdo de lo que aún sin haber existido para mí, en su latido, florece cada vez que vienes, como una amada fotografía del futuro.
Un abrazo hasta tu pasillo de la octava!

Anónimo dijo...

Pero ¿qué pasa? ¿Has huído del abismo? ¿Te despeñaste?

Paula Malugani dijo...

No me gusta huir, como tampoco me gustan las voces escondidas bajo el muro de lo anónimo...
No me despeñé del amor ni de la letra, persisto al pie.
Un saludo a cara descubierta.