viernes, 30 de enero de 2009



A ras de cielo

Traje de mi ciudad un verde-miedo,
vine con la canción
que hoy se desgrana:
"No he sabido
volar a ras de cielo,
ni ver fuego en la estrella
ni caminar
sencillamente sola
con la resaca a cuestas".

Vine a decir adios
(perdón por la tristeza),
a esos días
en que esperar era mi fiesta,
a mi tibio cantar entre cigarras,
a morir de frio en primavera.

Cae el telón.
Hay un verde nuevo en la ciudad.
Amanece
estoy perdida.
Comienza la función.

16 comentarios:

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

sigo perdido lejos del cielo...

Sylvie Lachaume dijo...

¡Qué bien la frase de Freud!
"En una sociedad justa, el trabjo es un don", leí en algun sitio. Un abrazo.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Sabina vendría a cantar contigo..

Un abrazo
Marian

Paula Malugani dijo...

Ojalá Marian, me encantaría... A cantar o a levantarme la 'pollera'. Besos.

Alicia María Abatilli dijo...

Amanece pero puede ser un amanecer-salvación.
¿Verdad, Paula?
Un abrazo.
Alicia

Paula Malugani dijo...

Otra vez viajar al olvido...
Tu alma austral late cerca del poema, te he encontrado. Un abrazo!

Paula Malugani dijo...

Gracias Sylvie por tu lectura y por recordar aquí la frase del gran poeta José Martí. Otro abrazo.

Paula Malugani dijo...

Querida Alicia, parece que habla de un nuevo comienzo, la que con mi mano escribe... Dice que comienza la función.
Mientras yo recuerdo un poema hermoso de Mario Benedetti: 'No te salves'.
Te dejo un fuerte abrazo.

Claire Deloupy dijo...

¡Comienza la función! Me apunto.¡Preciosa tu bitácora! ¿Por qué habré tardado tanto en llegar?
Un fuerte abrazo.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Precioso poema querida amiga, me ha encantado, felicidades, mil besos

Establo Pegaso dijo...

De regreso de tu país. Hermosisimo el Sur. Aunque hay sombras (cada lugar tiene la suyas) también hay mucha luz.
Un abrazo

Paula Malugani dijo...

También para ti un fuerte abrazo Claire, celebro tu llegada y me alegro de que te gustara el blog. Gracias por tu paseo por aquí, y por imprimir tu huella. Besos.

Paula Malugani dijo...

Gracias Carlos poeta, por tu lectura y tu compañía. Un abrazo.

Carz dijo...

Comienza la función
y hay que hacer de un verde-miedo
un rojo-sólido para afrontar el cielo,
hacer del adiós una alacena
donde guardar la memoria y el calor,
hacer de la ciudad una aliada
y de la pérdida, un corazón.

Paula Malugani dijo...

Establo Pegaso: hasta un delgado cabello, puesto a la luz, proyecta sombras. Una alegría que te haya gustado ese sur amado. Un abrazo luminoso.

Paula Malugani dijo...

Gracias Carz por tu lectura, por tus palabras anudadas al poema, por encontrar un corazón al sur de cada pérdida. Besos.