martes, 14 de octubre de 2008



Mi lugar es la muerte

Volver de navegar un día cualquiera,
ver la vida en el alba, fue una suerte.
¡Qué del cárcamo oscuro me liberte
su palpitante agitación de fiera!

Aunque al clavar con su aguijón me hiera
sin que jamás en su labor deserte,
hasta agotar mi corazón –ya inerte-
y tornarme a la tierra cuando quiera.

Convertida en campana o mariposa,
lloviendo como letra sigilosa
con el semblante frágil pero fuerte.

Trazando el verso que por fin me injerte
en el cáliz alegre de la rosa,
y comprender... Mi lugar es la muerte.

6 comentarios:

Silencio dijo...

Gracias por pasearte por mi alma. He leído tus poemas, son hermosos y existencialmente vivos. Un abrazo, seguiré leyéndote.

karin dijo...

hola!
que buena idea que hagas esto! asi puedo leerte!

Norma dijo...

Veo tu blog muy
acompañado y me alegro. Es un trabajo noble el de entregar poesía !!!

Paula Malugani dijo...

Gracias amigos, sigo aquí al pie de la letra, acompañada de palabras y silencio, hacia el poema.

Condesa Morfina dijo...

Lloviendo como letra sigilosa, frágil, imagino tu mano sensible colándose por todas las rendijas, tienes una voz delicada, soñar con las rosas, fantasear con la muerte.. sigue tañendo tus campanas, me gustan tus poemas!

Paula Malugani dijo...

Condesa: después de los comentarios que me has mandado hoy y de tu muy atenta lectura, quiero manifestarte mi gratitud por tu visita llena de regalos, y el deseo de que vuelvas a colarte por las rendijas de la voz.

Archivo del blog